[Reseña] Project CARS 2 – para los amantes de los simuladores de carreras

Desarrolla: Slightly Mad Studios

Distribuye: BANDAI NAMCO

Fecha de Lanzamiento: 21 de septiembre de 2017

Género: Carreras

Puedes Jugarlo en: PC/PS4/Xbox One

Análisis basado en una copia digital para Steam facilitada por BANDAI NAMCO

Sin duda, Project CARS 2 se ha convertido en uno de los mejores simuladores de carreras por derecho propio. Independientemente de si ha superado o no a su antecesor (que ya podemos decir que sí, por lo menos por la bastedad de automóviles y pistas), la oferta para el fan del género es una que no se puede omitir. No se trata de sentir sólo la velocidad, como en juegos menos enfocados a reproducir toda la experiencia de la conducción, sino de percibir con cierto nivel de realismo de que en verdad estamos sentados al volante de un Ferrari 330 P4 o un Lamborghini Diablo GTR. Escuchar el rugido del motor, sentir los cambios en la transmisión, experimentar el empujón que da la subida de velocidad y la vibración del auto en distintos terrenos. Y la experiencia es mucho más profunda para el entendido del automovilismo, por lo que naturalmente ellos serán el target principal.

Mi experiencia personal, lamentablemente, es mucho más escueta y tal vez por ello no logre analizar completamente Project CARS 2. No sólo no jugué la entrega anterior sino que al menos han pasado unos cuatro años desde la última vez que pasó por mis manos un simulador de carreras. Claro, he tenido la oportunidad de probar otros juegos de carreras, pero no son ni por asomo la mitad de complejos, con todos esos detalles que gustan al purista del género. Sin embargo, intentaré ofrecerles una reseña relativamente justa desde el punto de vista de alguien no tan experimentado y no tan exigente en esta materia.

Esto… wow, esto es realismo en serio.

Apenas iniciado el juego, notaremos una interfaz que no se anda con rodeos. Se divide en tres secciones: Trayectoria, Partida Rápida y Comunidad. Además, contamos con la zona de administración llamada Mi Perfil, y las zonas de Opciones y Extras. Y así, cada una de estas secciones se divide en subsecciones. Pero vamos al grano.

En Trayectoria encontraremos el fuerte de todo simulador de carreras: el nacimiento de un piloto. Nombre, apellido, iniciales y nacionalidad, será todo lo que tengamos que ingresas antes de seleccionar la escudería. Iniciamos como rookies, pero esto nos puede catapultar hacia campeonatos nacionales. Firmarás un contrato y de ahí pa’lante, mijo. Recibirás correo del director y el ingeniero antes de lanzarte a las pistas, y este será el punto de partida de una larga carrera profesional.

Las condiciones climáticas en realidad alteran la conducción sobre la pista.

En cada una de las carreras que enfrentemos, podremos seleccionar el número de vueltas que deseamos dar al circuito, lo que cuenta para mí como uno de los primeros aciertos de Project CARS 2. Si algo me molesta es que un juego decida por ti que tanto tiempo le quieres invertir, tomando en cuenta el ajetreo de la vida cotidiana. Pero volvamos al panel de Trayectoria.

Desde allí podemos observar el calendario de eventos que acompaña a cada campeonato y la clasificación de nuestro equipo. También podremos verificar si alguno de los fabricantes de automóviles más renombrados en la industria comienza a tener alguna afinidad e incluso obtendremos invitaciones a eventos especiales. Finalmente tenemos la sección  Configuración y Progreso, en donde podremos verificar que tanto hemos ganado a lo largo de nuestra carrera (logros y perks).

Correr en un simulador de carreras nunca había sido tan desafiante.

Sin embargo, Trayectoria es el modo single player y si algo destaca en Project CARS 2 es el modo multiplayer. A ellos podremos unirnos a través de Partida Rápida en los eventos online, ya sea entrando a alguno disponible o creando el propio. En ningún momento tuve problemas para unirme a una partida, aunque habrán algunas que requerirán que obtengas algunos logros previos, como llegar a F100 o F1090.

Por si no fuera suficiente, la sección Comunidad tiene un gran peso en esta entrega con eventos diarios, carreras contrarreloj, y no podían faltar los esports, una sección que nos vincula a algunas páginas en donde se listan los equipos más prominentes en la escena y el listado de eventos disponibles para observar las partidas competitivas.

Project CARS 2 probablemente es uno de los juegos más completos en lo que se refiere no sólo a cantidad de autos disponibles, cada uno con características propias, y al gran número de pistas en las que podremos correr a solas o con nuestros amigos. Tiene más de 180 autos, nueve disciplinas, 29 series, 60 lugares de encuentro, y más de 130 tracks. Además, integra un gran soporte a varios dispositivos de control, incluyendo mandos de consolas y volantes. Incluso acepta el uso de mouse y ratón (en su versión de PC, que es la que probé), aunque seguramente te pasará lo que a mí: tendrás que conseguir un control de consola o un volante en el mejor de los casos. Y es que el mapeo de teclas es sencillamente imposible de manejar en el modo más realista del juego -me dicen el abuelo Kraken, pero no soy un pulpo-.

Las condiciones climáticas van desde el día soleado hasta la tormenta de nieve, pasando por los días lluviosos o con neblina.

Esto no significa que no se pueda manejar con el teclado, sino que tendrás que reducir la cantidad de teclas a oprimir al optar por transmisión automática, no asignar teclas para cosas como el limpiaparabrisas y los faros, y otras muchas opciones que sí están disponibles con otros periféricos de entrada. También tendrás que habilitar algunas asistencias, dependiendo de que tan sensible sea tu teclado. Por ello es que, la mejor forma de disfrutar Project CARS 2 es usando un volante y pedales, como el Logitech Driving Force G29.

Slightly Mad Studios lo ha hecho bastante bien en lo relacionado con la inteligencia artificial, permitiéndonos ajustar el nivel de dificultad del juego. Nos podremos enfrentar a rookies o a verdaderos profesionales de nivel épico, con un amplio intervalo de grises en esta escala gradual. Y si lo nuestro es no seguir las reglas sino disfrutar de la experiencia de conducción, podremos incluso desactivar el sistema de sanciones. Claro, esto no sería muy bien tolerado por los más puristas, pero una buena opción para nosotros los mortales.

Gráficamente, el juego es una delicia y está muy bien optimizado para computadoras de gama media. En mi caso, lo jugué en una PC con procesador AMD FX 6300 y tarjeta de vídeo GTX 1050. Sin duda, en una PC con procesador de la gama AMD Ryzen R7 o un Intel Core i7 de Sexta Generación, más una tarjeta GTX 1070 o superior, estaríamos obteniendo un desempeño similar aunque con todos los efectos y texturas a tope. Los ambientes, las pistas, los autos… todo luce perfecto y muy realista, sobre todo con los cambios climáticos y cómo estos afectan a la conducción del vehículo.

En cuanto al apartado sonoro, es donde más nos queda a deber Project CARS 2. Sí, lo motores rugen sonoros y en muy diversos tonos, y vale, que se trata de crear la experiencia más parecida a la conducción de los autos de carreras, pero… poner un poco de musiquita para quienes no deseen quedar completamente aturdidos por el ruido del motor, digo yo. Sé que los autos de carreras no llevan reproductor de CD o MP3, pero el no contar con una serie de tracks designados para motivarme a darlo todo… pues… como que se pierde algo de chiste y nos obliga a ponernos unos earplugs para escuchar nuestra música de preferencia.

Conclusión

Project CARS  se ha convertido en una franquicia que ofrece al fan del género lo mejor de la simulación, con una bastedad tal que no podrás aburrirte por jugar con los mismos autos y la misma disciplina, con pocas pistas o conceptos similares. Todo lo contrario: tendrás tanto de donde escoger que tú y tus amigos pasarán horas y horas de sana diversión, en emocionantes carreras que, eso sí, tal vez requieran que pongas Spotify o iTunes de fondo para no concentrarte demasiado en el motor.

Puntaje Final

9.0

Lo Bueno

+ La enorme variedad de autos, disciplinas, escuderías, campeonatos, pistas, etc.

+ El nivel de personalización de la carrera.

+ El amplio soporte a los controles y el remapeo sencillo del teclado.

+ La excelente optimización para computadoras de mediano rendimiento.

Lo Malo

– No tiene musiquita en las carreras. 🙁

– El sistema de sanciones es demasiado sensitivo por lo que habrá que apagarlo de vez en cuando.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *