[Reseña] Vuelven

La directora y escritora Issa López nos sorprende con una propuesta fuera de lo habitual dentro del cine nacional, tan acomodado en las comedias baratas con repartos de telenovela. Se trata de Vuelven, una cinta en la que unos niños en condición de calle, víctimas del crimen organizado, deberán enfrentar los horrores de una sociedad indolente y evitar los peligros a los que se hayan expuestos.

Estrella (Paola Lara) será la protagonista de la historia central, aunque a ella se atan un par de historias adicionales que se entrelazan en algún punto de la trama. Vive una realidad mezclada con una fantasía oscura que por su ejecución nos recuerda al cine de apariciones asiático. Buscará su fortaleza por medio de ciertos elementos simbólicos, hasta descubrir lo que se oculta detrás de la desaparición forzada de su madre y esa extraña influencia que ha comenzado a manifestarse en su vida, luego de que uno sus tres deseos se hiciera realidad.

Por su parte, el Shine (Juan Ramón López), comparte la desdicha de Estrella, pero se convierte en el personaje cobarde que por su condición de macho achaca todos sus problemas a la pobre niña. Por si fuera poco, los malosos de la trama, Caco (Ianis Guerrero) y El Chino (Tenoch Huerta) -involucrados en las desapariciones forzadas- pronto estarán sobre de su pista para recuperar pertenencias que podrían incriminarlos.

Issa López hasta la fecha se había restringido al desarrollo de comedias (A la mala, Niñas Mal, Efectos secundarios, Ladies’ Night), pero ha hecho el salto hacia la fantasía oscura con total facilidad y maestría. Hay un sentido del control tremendo, especialmente con la manera que los elementos fantásticos se tejen en la trama de la película. Las calles y callejones y los techos son reales, pero es capaz de evocar composiciones pictóricas, utilizando la luz y la sombra y el color para crear un mundo ricamente texturizado donde la magia puede existir al lado de la cruel realidad.

Su trabajo con los actores infantiles es francamente asombroso. Cada uno de estos niños nos ofrece una actuación increíble, tanto en los momentos de tranquilidad como en los tormentosos. Esa estética hace maravillas aquí también, ya que López permite momentos de risa, juego y amor infantil que te hacen empatizar profundamente con cada uno de ellos y desear que todos lleguen ilesos al final de la historia. A esta cinta le doy un sólido 8 de calificación.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *