[Reseña] Rodin

Rodin presenta momentos en la vida del escultor mientras lucha para completar su estatua de Balzac, que fue criticado en el momento, pero ahora es considerado por algunos para el amanecer de la escultura moderna.

El papel de Auguste Rodin en el cambio del arte de la escultura es reflejado por los impresionistas con quienes él socializa, incluyendo Cezanne y Monet, que también desafiaban las convenciones de la pintura. En el fondo, literal y figurativamente, se encuentra el famoso grupo escultórico Las puertas del infierno que el maestro está armando lentamente. En primer plano está su relación con la estudiante Camille Claudel, una de sus muchas estudiantes, que se convertiría en una de las mujeres más importantes de su vida y con quien cruzaría una pasión tempestuosa que duraría más de una década.

Una gran parte de la cinta explora la relación de Auguste Rodin con Camille Claudel, lo que lamentablemente deja de lado el proceso creativo como algo secundario, cuando en realidad para el artista es lo primario.

Hablando de Rodin, decepciona un poco la falta de una línea argumental, sobre el amor encontrado y perdido, que se mueve a un ritmo demasiado lento y con escenas mal conectadas entre sí. Cualquier persona sin un conocimiento del escultor se perderá en la historia, debido a la exposición insuficiente de los personajes o situaciones.

En el lado positivo, la película está bellamente fotografiada y pienso que Vincent Lindon (Rodin) y Izïa Higelin (Camille) realizaron muy buenas actuaciones. El uso de sepia a lo largo de la cinta localiza la película en el tiempo.

Cierto es que hay algunas escenas en las que vemos a Rodin con sus estudiantes, trabajando o deliberando sobre alguna de sus obras en producción, pero son las menos. Nos hizo falta ver más del maestro haciendo su trabajo.

Los sets, la mayoría de los cuales están dentro de los estudios del artista dan una sensación real del proceso de esculpir. La selección de las extremidades y las cabezas hay alrededor dan a la película un extraño aire surrealista. Visualmente los estudios proporcionan un telón de fondo que es cada tan bueno como el de El Perfume: Historia de un asesino.

¿Pueden creer que algunos críticos se quejaron por los desnudos que aparecen en el filme? Señores, en los talleres de arte, tanto de dibujo, pintura o escultura, los artistas trabajan con modelos. Es normal que si el filme nos muestra a los personajes trabajando en sus obras, en sus talleres, nos topemos con desnudos. ¡Déjense de joder! La moral a otro lado…

Al igual que su “Balzac” la película fue criticada en el lanzamiento (pero probablemente no será considerado una obra maestra en el futuro) y aunque me gustó más que a la mayoría de los críticos, es innegablemente lento y desarticulado. Si hubiera que darle una calificación, le daría un seis, pero considerando que vale la pena verla sólo si conoces la biografía del escultor.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *